Paseo por el Barranco del Quíquere

Foto de Ramón Pérez Niz en el Barranco del Quíquere

El Barranco del Quíquere es “Uno de los reductos nudistas por excelencia de Lanzarote. Guarecido bajo un acantilado rocoso, el baño resulta plácido. El perfil volcánico contrasta con el potente azul del mar y las magníficas vistas a las vecinas islas de Fuerteventura y Lobos…”

Foto de Ramón Pérez Niz en el Barranco del Quíquere
“…Según me han contado gente conocedora de aquellos parajes, el “Quíquere” era el apodo de un hombre de pequeño tamaño que vivió allí muchos años, nombre tomado de la raza de gallinas enanas en la que el gallo es muy pendenciero”. Agustín Pallarés, Diccionario de topónimos de Lanzarote.  […]

Alegranza; desde el Faro hasta el Veril

Foto de Ramón Pérez Niz en Alegranza
“Fue Alegranza la primera tierra que el célebre Juan de Bethencourt pisó en su atrevida expedición para la conquista de las Canarias, y le puso por nombre la Joyeuse, alegría o gozo, de donde se deriva su nombre”. Madoz.

Foto de Ramón Pérez Niz en Alegranza  […]

Montaña Amarilla

Foto de Ramón Pérez Niz en La Graciosa
Se encuentra en el suroeste de la isla de La Graciosa. Parece una montaña como las demás…

Foto de Ramón Pérez Niz en La Graciosa
 […]

Jameo de la Puerta Falsa

Foto de Ramón Pérez Niz

Forma parte del tubo volcánico de más de 6 kilómetros de longitud en tierra y algunos más bajo el lecho marino que se formó por las coladas emitidas por el volcán La Corona, que se observa al fondo.

Foto de Ramón Pérez Niz  […]

Secuencia de una rociadura de agua pulverizada

Foto de Ramón Pérez Niz

Ayer estuvimos de paseo por la costa de los Jameos del Agua, donde los surfistas cogen olas, pero no estaba el día para ello; de repente escuché un ruido sordo y una explosión de agua casi simultáneamente. Aquí está la secuencia de esa “rociadura de agua pulverizada” como dice D. Agustín Pallarés cuando define Los Hervideros en su diccionario de topónimos de Lanzarote: “… con unos divertículos intercomunicados, en los que al entrar las olas enfurecidas despiden hacia fuera grandes rociaduras de agua pulverizada dando la impresión de que está hirviendo, de donde el nombre…”. En este caso no había olas enfurecidas, pero la fuerza del agua al salir de esos huecos formaba ese efecto que aparece en las fotos.

Foto de Ramón Pérez Niz

 […]